SJ Financial - шаблон joomla Joomla

 عربي - English - Deutsch - Française - Português - - Italiano - русский


LA MISIÓN DE JESÚS (LA PAZ SEA SOBRE ÉL)

El Sagrado Corán niega el dogma de la Trinidad, así como también la divinidad de la persona de Jesús (La paz sea con El). La pregunta es: ¿Cuál fue entonces la misión real que debía cumplir el amado Profeta Jesús en su primera venida?

Jesús (la paz sea con él) fue uno de los más grandes Profetas dentro de la larga cadena de profetas y mensajeros enviados por Dios a varios pueblos y naciones, para prevenirles del desvío de las enseñanzas de Dios.

Jesús (la paz sea con él) fue preparado especialmente por Dios, para ser enviado a los Judíos, quienes se habían desviado de las enseñanzas de Moisés.

Esto no es solo lo que confirma El sagrado Corán, sino que lo confirma el mismo Jesús en el pasaje Bíblico del Evangelio según Mateo 15:22-28: “Y no He sido enviado sino para la oveja descarriada del pueblo de Israel”.

El Sagrado  Corán  informa que Dios  le otorga favores especiales al Profeta Jesús (la paz sea con él)  para que demuestre a la gente que Él era en verdad un auténtico mensajero de Dios. Sin embargo, la mayoría de los judíos lo rechazaron y negaron su ministerio.

El Corán nos cuenta sobre la misión de Jesús en el siguiente verso:

Él le enseñará la Escritura y la Sabiduría, la Tora y el Evangelio. Y será un enviado a los Hijos de Israel (que les dirá): “Os he traído un signo que viene de vuestro Señor, voy a crear para vosotros, de la arcilla, algo con forma de ave. Entonces, soplaré en ello y, con permiso de Aláh, será un ave. Y con el permiso de Aláh sanaré al ciego de nacimiento, al leproso y resucitaré a los muertos. Informaré (sin ver) lo que coméis y de lo que almacenáis en vuestras casas. Ciertamente tenéis en ello un signo, si es que sois creyentes.  Soy un confirmador de la Tora anterior, (y que he venido) para hacer lícitos algunas de las cosas que se os han prohibido. Y os he traído un signo que viene de vuestro Señor, ¡Temed, pues, a Aláh y obedecedle! Aláh es mi Señor y el vuestro. ¡Servidle, pues! Esto es un camino recto”. Sagrado Corán 3:48-51

En otro verso del Sagrado Corán, Jesús (la paz sea con él) confirma la validez de la Tora que fue revelado a Moisés, quien también corroboró la buena noticia de la venida de un mensajero final:

“Y cuando Jesús, hijo de María, dijo: ¡”Hijos de Israel! Yo soy el que Aláh os ha enviado, en confirmación de la Tora anterior a mí, y como nuncio de un Enviado que vendrá después de mí, llamado Ahmad” (que es un sinónimo de  Muhámmad). Sagrado Corán 61:6

El mensajero de quien Jesús (la paz sea con él)  daba las buenas nuevas es referido en el antiguo testamento y el nuevo testamento de la Biblia. El antiguo testamento contiene algunas profecías que se aplican únicamente al profeta Muhammad (la paz y las bendiciones sean con El).

Aquí se cita (para probar), sólo a una de ellas, que se aplica exclusivamente al profeta  Muhammad (la paz y las bendiciones sobre El). Esta profecía fue revelada a Moisés (la paz sea con él), ya que decía que Dios enviará de entre los Israelitas, un profeta como Moisés que será un líder, y un ejemplo para la comunidad de creyentes.

Esta profecía podemos claramente estudiarla en el libro de la Biblia llamado Deuteronomio, capítulo 18, versículo 18:

“Yo les haré que salga de en medio de sus hermanos un profeta semejante a ti; yo pondré mis palabras en su boca, y El les dirá cuanto yo le mande. Si alguno no escucha las palabras que él dirá en mi nombre, yo mismo le pediré cuentas a ese hombre. (Deuteronomio 18:18-19).

Cualquier persona algo familiarizada con la vida del Profeta Muhammad , fácilmente puede ver que nadie mejor que El, encaja perfectamente con esta descripción que el Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones sean con El).

El Profeta Muhammad y no Jesús (la paz sea con ambos), tuvieron nacimientos normales, es decir, de padre y madre. Ambos tuvieron vidas familiares en matrimonio, ambos por igual fundaron comunidades de fieles, establecieron grandes leyes y finalmente tuvieron muertes naturales.


Un estudio meticuloso del Nuevo Testamento muestra que Jesús se refiere a este mismo profeta en Juan 14:16-17:

“Yo rogaré al Padre y El os enviará otro Consolador, para que
esté con vosotros siempre: el Espíritu de Verdad”.


Más adelante en el mismo capítulo de Juan 16: 13-14, hay una descripción de este “Espíritu de Verdad” y su papel a desempeñar:

“Cuando venga el Espíritu de Verdad, os guiará al camino verdadero; El no les hablará por su propia cuenta, sino que osdirá cuanto oyere y os anunciará las cosas que vendrán. Y me dignificará”.

Los términos de esta profecía no se refieren específicamente al “Espíritu Santo” (conceptuado en el Cristianismo), sino que tienen su explicación en un verso anterior de Juan, que dice:“No obstante yo les digo la verdad, es mejor para ustedes que yo me vaya, porque si no me voy, el Consolador no vendrá a ustedes”.

De acuerdo a la Biblia, el “Espíritu Santo”, solía visitar a los hombres, antes y durante la vida de Jesús. Juan  fue presentado con el Espíritu Santo antes que nazca y según la versión Cristiana, Jesús mismo lo recibió en forma de “paloma”. Por lo tanto, no puede ser el mismo que Jesús advierte que su advenimiento será después de que El salga de este mundo.

Por otra parte, las características claras de este Consolador, como se deriva de la profecía, son las siguientes:

1. No vendría hasta la partida de Jesús.

2. Se quedará para siempre, con los creyentes

3. Dignificará a Jesús.

4. Dirá lo que escuchará de Dios.

Estas características son aplicables solo al profeta Muhammad (paz y bendiciones sean con El), como lo demuestran las siguientes observaciones:

1. El Profeta Muhammad fue el único mensajero que vino después de Jesús. Hubo un período de seis siglos entre ellos.

La misión de Jesús fue limitada sólo para “la oveja perdida de los hijos de Israel”, Mateo 15: 22-28; pero, el mensaje del Profeta Muhammad fue para toda la humanidad. Esto explica la segunda característica.

2. Sólo el mensaje del Profeta Muhammad , fue ordenado por Dios para ser un mensaje universal y eterno. Esto está de acuerdo con lo expresado acerca del Consolador, que se quedaría con los creyentes para siempre (hasta el fin de los tiempos).

3. Ningún otro profeta ha puesto tan alto en nombre de Jesús como el profeta Muhammad lo hizo. Los judíos lo llamaron impostor, le quisieron crucificar pero no pudieron, acusaron a su madre de inmoralidad. El Profeta Muhammad considera a Jesús como el gran Profeta y la “Palabra de Dios”. El Corán le atribuye milagros que no se mencionan en la Biblia. María es considerada la mujer más casta y la mejor en todo el paraíso. Así fue que Muhammad realmente dignificó a Jesús.

4. La cuarta característica también se aplica netamente al Profeta Muhammad . El  Corán  fue  revelado al Profeta Muhammad por medio del ángel Gabriel. Cuando el ángel terminaba la recitación del Corán, el Profeta Muhammad solía comunicar palabra por palabra a sus compañeros lo que había escuchado del ángel sin añadir, cambiar u olvidar algo. El  Corán  también describe al profeta Muhammad diciendo: “No habla por su propia autoridad. -El pronuncia lo que a Él se le ha revelado” (53:3-4).

Si comparamos esto con la frase: “El no habla con su propia cuenta (por sí mismo)”,  vemos la impresionante similitud entre las características del personaje llamado “El Consolador” y aquellas del Profeta Muhammad . Esta y otras profecías en el antiguo y nuevo testamento predicen en términos puntuales, el advenimiento del Profeta Muhammad , quien es rechazado por judíos y cristianos ya sea por prejuicios mal  fundados, ya sea por desconocimiento, o quizás por orgullos mal entendidos en bases étnicas, tribales, lingüísticas, de enfrentamiento sincero con la verdad etc. Mas de ninguna forma a  través de bases lógicas  y razonables, producto de un estudio cuidadoso de la Biblia, el Corán y modernos hallazgos en el campo de la religión comparativa.

LA ASCENSIÓN DE JESÚS (la paz sea con él)  A LOS CIELOS

Es un hecho triste el encontrar en las páginas de la historia, que haya tanta gente que no haya seguido las enseñanzas de Jesús (la paz sea con él); a quien discípulos y multitudes le siguieron dándole el apoyo. Por otro lado, los incrédulos conspiraron (como lo hicieron con Muhammad seis siglos más tarde) para matarlo, pero Dios tenía un mejor plan para El y sus seguidores:

Pero cuando Jesús percibió su incredulidad dijo: “¿Quién defenderá conmigo en la causa de Allah?”. Entonces dijeron los apóstoles: “Nosotros somos los defensores de Aláh. ¡Creemos en Allah! ¡Sé testigo de nuestra sumisión!

¡Señor nuestro, creemos en lo que has revelado y seguimos al mensajero, incluye nuestro nombre entre los que dan testimonio”.

Y maquinaron, pero Aláh maquinó también. Y Aláh es el que
mejor máquina.

Cuando Aláh dijo: “¡Jesús! Voy a llevarte y elevarte a Mí, voy a poner tu pureza a salvo de los que no creen y poner. Hasta el día de la Resurrección, consideraré a los que te siguen por encima de los que no creen. Luego volveréis a Mí y decidiré entre vosotros sobre aquello en que discrepabais. A quienes no crean les castigaré severamente en la vida de acá y en la otra. Y no tendrán quien les auxilie (3:52-56)

Como indican los versos anteriores, Jesús (la paz sea con él), fue elevado a los cielos antes de que los judíos le dieran muerte, es decir que Jesús no fue crucificado. Los enemigos de Jesús planearon matarlo en la cruz, pero Dios lo salvó y puso alguien más en su lugar. Este complot y las falsas acusaciones a María son considerados por el Corán  como algunos de los pecados de los  incrédulos judíos. Todo esto está claro en la siguiente cita:

“Y por su incredulidad, por haber proferido contra María una enorme calumnia, y por haber dicho: “Hemos dado muerte al Ungido, ISA (Jesús), hijo de María  (María), el enviado de Allah”.

Pero aunque así lo creyeron, no lo mataron, ni le crucificaron. Los que discrepan acerca de él tienen dudas y no tienen ningún conocimiento de lo que en realidad pasó, sólo siguen conjeturas; pues, con toda certeza no le mataron, sino que Aláh lo elevó hacia Sí. Aláh es Poderoso y Sabio.  Entre la gente de lo Escritura no hay nadie que antes de su muerte no crea en él. El día de la Resurrección él dará testimonio de ellos (4:156-159).
¿Quién fue la persona crucificada en lugar de Jesús? El Sagrado Corán  ni opina en este aspecto ni tampoco da contestación a esta pregunta. Ciertos intérpretes han sugerido algunos nombres, pero todas  estas suposiciones individuales no se encuentran  especificadas explícitamente por el Corán  o en los compendios de las tradiciones Profética .

Esto significa que Jesús volverá antes del Día del Juicio Otra vez, la Segunda Venida no está claramente mencionada en el Corán. Sin embargo, los que explican el Corán entienden que el último verso de la cita anterior: Entre la gente de la Escritura no hay nadie que no crea en El antes de su muerte.

El día de la Resurrección servirá de testigo contra ellos, significa que Jesús volverá y que todos los cristianos y judíos creerán en él antes de su muerte. Este hecho se encuentra narrado en auténticas narraciones recopiladas de las palabras del Profeta Muhammad .

la fuente : La verdad acerca de Jesús