SJ Financial - шаблон joomla Joomla

 عربي - English - Deutsch - Française - Português - - Italiano - русский

 

Por lo que respecta al final de Jesús, los musulmanes están tan tranquilos como por lo que al principio se refiere, los musulmanes creemos que Jesús no fue muerte ni crucificado (crucificar a una persona es matarle sobre la cruz) porque Dios vino en su rescate y le salvó de los enemigos. Dios coronó su misión en la tierra liberándole de la muerte violenta y elevándole en honor y gracia.


La mente del musulmán tiene muy clara esta cuestión. El Corán ha resuelto las disputas, de una vez por todas. la creencia de que Jesús fue crucificado suscita un número de interrogantes inevitables. Podemos presentar ahora algunas de ellas:




1 ¿Corresponde a la justicia, la misericordia, el poder y la sabiduría de Dios la crucifixión de Jesús tal como conciben las iglesias cristianas?




2 ¿Es justo por parte de Dios, o por parte de cualquier otro, que alguien se arrepienta de los pecados o faltas de los demás, de cuyos pecados no es culpable el que se arrepiente?




3 ¿Es coherente con la misericordia y la sabiduría de Dios creer que Jesús fuera humillado y ejecutado, en la forma que se dice que fue?




4 ¿Constituye cumplimiento de la promesa de Dios (defender a Sus aliados y proteger a Sus amados) que Jesús fuera abandonado de esa forma, hasta convertirse en presa fácil de los enemigos de Dios? ¿Debe tomarse esto como una manera de satisfacer las obligaciones propias o como precedencia al respetar la palabra?




5 ¿Es justificable y adecuado creer que Dios, el más indulgente, fuera incapaz de perdonar a Adán su pecado hasta que Jesús pueda expiarlo con su propia sangre?




6 ¿Cuántos discípulos fueron realmente testigos de la supuesta crucifixión de Jesús y cuáles fueron sus reacciones? ¿Puede ser cierto lo que dice Mateo (26:56) de que todos lo discípulos le abandonaron y huyeron? ¿Es este el criterio de la integridad y carácter de tan buenos discípulos, de tan gran maestro? Sólo se refiere estuviera presente en la escena el amado Juan. Pero cuánto tiempo estuvo presente y cuánto necesitaba el condenado para morir en aquellos días? De acuerdo con varias fuentes históricas dignas de crédito, generalmente hacían falta varios días para que el condenado muriera en la cruz. Pero ¿por qué fueron sólo unas pocas horas, no los pocos días habituales en el caso de Jesús? ¿Y por qué murió en la cruz, cuando sus otros dos compañeros le sobrevinieron?



7 ¿Puede imaginar un creyente que Jesús (que era uno de los cinco Profetas de Dios más decidido y persistente),hablara a Dios desde la cruz en la manera que se dice habló, en un tono de reconvención o, por mejor decir, de ansiedad? ¿Es propio de un Profeta distinguido como Jesús decir a Dios en un momento de prueba que Dios le ha abandonado? ¿Debe tomarse como modelo o procedente dirigirse a Dios, o reaccionar de ese modo, ante las difíciles experiencias?



8 ¿Fue Dios, el más misericordioso, el más compasivo y el más alto, incapaz de perdonar los pecados de los hombres, excepto infringiendo esta supuesta crucifixión cruel y sumamente humillante, a uno que no solo era inocente, sino que se había dedicado a Su servicio y causa de la manera más notable? ¿Es esta la aplicación de la misericordia y piedad de Dios o el reflejo de Su justicia y amor?




9 Aunque Dios envió muchos Mensajeros y Enviados, ¿Por qué esperó todo este tiempo, dejando la sangre humana manchada con el pecado de Adán, hasta que viniera Jesús para purificar la sangre humana de este pecado?




10 ¿Qué será la situación de los discípulos de los otros mensajeros y enviados de Dios que eran procedentes a Jesús . Irán al infierno porque sus sangres están machadas con el pecado de Adán o irán al paraíso porque han seguido los mensajeros y enviados de Dios?  El estudio de las circunstancias que envolvían la época, el comportamiento de las autoridades mundanas, las reacciones populares, el concepto de Dios, el estado del hombre, el objetivo de la religión y la vida- el estudio de todo ello puede provocar estudios interesantes, similares a los que he mencionad-.




Mientras no se encuentre una explicación satisfactoria a estos interrogantes, el creyente no puede sentirse seguro, ni disfrutar de autentica paz de espíritu. Por eso puede ser oportuno que todas las partes interesantes llevan a cabo un serio estudio del caso, y emprenden investigaciones más profundas.



Ahora vamos a ver si Jesús estaba dispuesto para morir en la cruz:




Pedro y los dos hijos de Zebedeo estaban con Cristo antes que los ancianos de la gente y los sacerdotes vinieran a prenderlo para crucificarlo. Jesús entonces habló con Pedro y los dos hijos de Zebedeo, tal como se encuentra en Mateo 26:38:


"Entonces les dijo: triste está mi alma hasta la muerte; quedaos aquí y velad conmigo"  


Luego Jesús se alejó un poco de ellos y le rezó a Dios. Mateo 26:39:



"Y adelantándose un poco se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí este cáliz, sin embargo, no se haga como yo quiero, sino como quieres tu"




Es bastante claro, desde el punto de vista del versículo arriba mencionado en Mateo 26:39, que Jesús no tenía intención de morir. De este versículo se desprende que Jesús estaba rezando con gran fuerza (Mateo menciona que repitió esta plegaria tres veces) y pidiendo que la muerte sea alejada de él. Si Jesús hubiese sido enviado para ser crucificado no dudaría en absoluto en ser muerto.



Cuando les relato esto a mis hermanos cristianos, ellos me dicen que esta duda proviene de su naturaleza humana(en otras palabras fue tentado) y que su alma, recta y divina, no tuvo duda alguna.  Cuando observamos en Mateo 26:38 vemos que Jesús contradice esta idea diciendo: "…triste está mi alma hasta la muerte" (Mateo 26:38)"  Él mismo dice que es realmente su alma la que duda y no su cuerpo. Estas son palabras del propio Jesús.   



Dios responde las plegarias de Jesús




Después que Jesús realizó su plegaria, tal como se señala arriba, él recibió respuesta de Dios. Así vemos en Hebreos 5:7: "Habiendo ofrecido en los días de su vida mortal oraciones y súplicas con poderosos clamores y lágrimas al que era poderoso para salvarle de la muerte, fue escuchado por su reverencial temor".




Estas palabras claramente enseñan que cuando Jesús estaba rezando fuertemente a Dios, Dios le garantizaría respuesta a su ruego. La frase: "…fue escuchado por su reverencial temor" (Hebreos 5:7) significa que Dios le concedió lo que él pedía. Así, el versículo anterior enseña que cuando Jesús le pidió y rogó a Dios que pase de él "este cáliz" (Mateo 26:39), Dios respondió a sus rezos y lo salvó de la muerte o de la crucifixión.




CONCLUSION
:


El lector habrá de ser ahora precavido para no llegar a conclusiones erróneas.El musulmán no cree en la crucifixión de Jesús por sus enemigos porque la base de esta doctrina de la crucifixión es contraria a la misericordia y a la justicia divina, igual que la lógica y dignidad humana. Esta falta de creencia de los musulmanes hacia Jesús, ni rebaja el alto rango de Jesús en el Islam, ni tan siquiera pone en duda su calidad de Profeta distinguido de Dios. Por el contrario, al rechazar esta doctrina, el musulmán acepta a Jesús con mayor estima y respeto y considera su mensaje original como parte esencial del Islam. Por eso declaramos un vez más que, para ser musulmán, toda persona ha de aceptar y respetar a todos los Profetas de Dios sin ninguna discriminación.

www.islamenlinea.com