SJ Financial - шаблон joomla Joomla

 عربي - English - Deutsch - Française - Português - - Italiano - русский

 

A partir del comienzo del llamamiento al Islam, descendieron aleyas del Corán que trataron las historias de los profetas, siendo que el mensaje revelado a todos los profetas era el mismo - en todo lugar y tiempo – y tuvo el mismo objetivo, el cual es sacar a la gente de la tinieblas a la luz, y guiarla al Camino Recto de la Verdad, Enaltecido y Glorificado sea. De Ahí el Corán era muy claro en demostrar la realidad de la relación que existía entre todos los profetas.

Al-lah, Enaltecido y Glorificado, dice -lo que podemos traducir como-: [Es verdad que te hemos inspirado al igual que inspiramos a Nuh y los profetas anteriores a él. Y también le inspiramos a Ibrahim, Ismail, Ishaq, Yaqub, las Tribus, Isa, Ayyub, Yunus y Sulayman. Y a Daud, al que le dimos los Salmos. Hay mensajeros de los que te hemos referido y mensajeros de los que no te hemos contado nada. Y a Musa le habló Al-lâh directamente. ] (TSQ, Sura 4, An·nisâ´ "Las Mujeres": Aleya 163-164).

Las aleyas del Corán – descendidas en Meca- también hablan con reverencia de Moisés.

Entre otros ejemplos, citamos las siguientes aleyas:

[Y cuando hubo alcanzado la madurez y tomó su forma, le dimos juicio y conocimiento. Así es como recompensamos a los que hacen el bien. ] (TSQ, Sura 28, Al-Qasas "Los Relatos": Aleya 14).

[Dijo: ¡Musa! Verdaderamente te he escogido por encima de los hombres, dándote Mi mensaje y Mi palabra, así que toma lo que te he dado y sé de los agradecidos. ]
(TSQ, Sura 7, Al-A'râf : Aleya 144).

Lo mismo con el profeta ‘Isa (Jesús), cuya historia el Corán narra reverentemente varias veces. Por ejemplo:   

Al-lah, Enaltecido y Glorificado dice -lo que podemos traducir como-: [Dijo: Yo soy el siervo de Al-lah. Él me ha dado el Libro y me ha hecho profeta. Y me ha hecho bendito dondequiera que esté y me ha encomendado la Oración y la purificación mientras viva. Y ser bondadoso con mi madre; no me ha hecho ni insolente ni rebelde. La paz sea sobre mí el día en que nací, el día de mi muerte y el día en que sea devuelto a la vida.] (TSQ, Sura 19, Maryam "María": Aleya 30-33).

Y la aleya dice también: [Y Zakariyya, Yahya, Isa e Ilyas, todos de entre los justos.] (TSQ, Sura 6, Al-An'âm "Los Rebaños": Aleya 85).

Las aleyas descendidas en la época medinense igualmente seguían hablando con reverencia y honramiento de los profetas, a pesar de las disputas que irrumpieron con los judíos y con los cristianos que rechazaron a los profetas consistentemente. Al-lah describió a los profetas Moisés y Jesús como los mensajeros dotados de resolución:

[Así pues, ten paciencia, como la tuvieron los mensajeros dotados de resolución.] (TSQ, Sura 46, Al-Ahqâf "Las Dunas")

Y dijo de ellos: [Y cuando hicimos que los profetas aceptaran su compromiso. El tuyo, el de Nuh, el de Ibrahim, el de Musa y el de Isa, hijo de Maryam. Les hicimos aceptar un compromiso firme. ] (TSQ, Sura 33, Al-Ahzâb "Los Coaligados": Aleya 7).

Y si nos damos cuenta de que esta sura - la de Al-Ahzâb "Los Coaligados"- fue descendida justo después de la traición de los judíos de Banî Qoraîdha a los musulmanes procurando desarraigarles de Al Medinah, comprendemos bien la posición honrada que Dios dio a Moisés y a Jesús – que eran profetas enviados a los hijos de Israel – y también sabemos cómo era el Mensajero de Al-lah muy sincero y honesto en transmitir el mensaje y esa reverencia hacia estos grandes profetas a pesar de la traición de sus pueblos y seguidores.

Esta estimación que el Corán demuestra hacia estos dos grandes profetas no era accidental ni transitoria, sino que era repetida de un modo que llama la atención. El nombre “Muhammad” fue mencionado en el Corán cuatro veces solamente, y El nombre “Ahmad” una sola vez, sin embargo el nombre “‘Isa” –Jesús- fue mencionado unas veinte cinco veces, y la palabra “Al Mashih” – el Ungido- once veces, es decir con un total de treinta y seis veces. Y Moisés fue el profeta más mencionado en el Noble Corán, ya que fue citado ciento treinta y seis veces.([1])

Si fijamos la vista en cuántas veces cada profeta fue mencionado en el Corán, nos daremos cuenta de cuánta reverencia fue plantada en los corazones de los musulmanes hacia ellos.

Lo curioso es que los profetas que más veces fueron mencionados en el Corán son: Moisés, Ibrahim, Noé e ‘Isa – que la paz esté con todos ellos- que son todos profetas dotados de resolución, y sin lugar a duda, eso es honramiento y exaltación hacia ellos. No obstante el Corán solo menciona a Mohammad (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él), el mensajero de Al-lah – como hemos aludido arriba- cinco veces. Esta estadística resulta en que diecisiete profetas fueron mencionados más veces que el mensajero de Al-lah, lo que forma una prueba concluyente de que el Islam glorifica a todos los mensajeros y profetas, y demuestra también que el Corán no es la composición del Mensajero de Al-lah
(la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) – como muchos occidentales pretenden – porque si lo fuese, habría glorificado a si mismo fuera de los otros.  

Aquí preguntamos: Después de toda esa glorificación y recuerdo, ¡¿Cómo dicen que los musulmanes no reconocen a los otros?! ¡¿Acaso hay alguien que lo hace más que nosotros los musulmanes?!

Aunque creemos que el Mensajero de Al-lah, es el mejor hombre y el superior de las criaturas, sin embargo el noble Corán nos ordena creer en todos los profetas sin diferenciar entre ellos. Al-lâh dice describiendo la creencia ideal que la comunidad musulmana (Umma) debe adquirir, mediante la siguiente aleya: [Decid: Creemos en Al-lah, en lo que se nos ha hecho descender, en lo que se hizo descender a Ibrahim, Ismail, Ishaq, Yaqub y a las Tribus, en lo que le fue dado a Musa e Isa y en lo que le fue dado a los profetas procedente de su Señor. No hacemos distinciones entre ninguno de ellos y estamos sometidos a Él. ] (TSQ, Sura 2, Al-Baqara "La Vaca": Aleya 136).

“Eso es el islam, integro y global que incluye a todos los mensajes anteriores, exalta a todos los profetas, unifica la religión de Al-lah, devuelve todos los mensajes a su fuente, y reúne la creencia en todos ellos tal como Al-lah desea para Sus siervos.” ([2])

El Corán considera que la descreencia en un solo profeta es un escepticismo hacia todos los profetas y enviados.  Al-lah dice en la siguiente, aleya lo que se puede traducir como: [Los Ad negaron a los enviados] (TSQ, Sura 26, Ash·shu'arâ´ "Los Poetas" : Aleya 123).

Y [La gente de Nuh negó a los enviados,] (TSQ, Sura 26, Ash·shu'arâ´ "Los Poetas": Aleya 105).

Sayed Qotb dijo en el libro de [Bajo las sombras del Corán] comentando esa aleya: “la gente de Noé solo negó a Noé, sin embargo Al-lâh menciona que ellos negaron a los enviados, porque el mensaje es el mismo por su origen, es el llamamiento a unificar a Al-lâh, y a adorarle sinceramente, por lo tanto el que niega el mensaje, igualmente descree en todos los enviados, porque su llamamiento es el mismo mensaje. ([3])

Esa es la visión que el mensajero de Al-lah
(la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) nos comunicó al hablar de los profetas y de los enviados.   


([1])Mohammad Foü`âd ‘Abdul˖bâquî: El diccionario indizador de los términos del Noble Corán paginas

218,494,666,680

([2]) Sayed Qotb, el libro de [Bajo las sombras del Corán] 1/423

([3])Sayed Qotb, el libro de [Bajo las sombras del Corán] 5/365


http://islamstory.com