SJ Financial - шаблон joomla Joomla

 عربي - English - Deutsch - Française - Português - - Italiano - русский


La vida del Profeta Muhammad, sallallahu ‘alayhi wa sallam (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) , atrae la atención de muchos autores alrededor del mundo, musulmanes y no musulmanes. Los musulmanes lo consideran un gran héroe y un Profeta, quien fue elegido para portar el mensaje de Al-lah a través del cual liberó a la humanidad de la impureza del politeísmo y los guió a la verdad y a una vida sublime.

Algunos autores hostiles (misioneros, orientalistas y cruzados) lo han atacado por algunos de sus matrimonios, alegando que fueron matrimonios movidos por el desenfrenado deseo sexual. Si el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam
(la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) , hubiese sido tan libidinoso como alegan, ¿cómo es que se mantuvo fiel a una sola mujer –Jadiyah, que Al-lah Esté complacido con ella– que era 15 años mayor que él, durante 25 años? ¿Por qué no pensó siquiera en casarse con otra mujer estando en su plenitud masculina y de apariencia física? Al contrario, pasó más de un cuarto de siglo con Jadiyah, que Al-lah Esté complacido con ella, sin ninguna señal de aburrimiento. El Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) , mantuvo una estricta monogamia en una sociedad donde los matrimonios simultáneos y la poligamia eran una extendida costumbre de los árabes pre-islámicos.

Más aún, ya que ninguno de los hijos varones de Jadiyah, que Al-lah Esté complacido con ella, sobrevivía, él, sallallahu ‘alayhi wa sallam, tenía todas las justificaciones para buscarse otra esposa, considerando que las hijas mujeres eran a menudo enterradas vivas en la sociedad pre-islámica de la Yahiliah (la era de la ignorancia).


Al-lah, el Altísimo,  Dijo (lo que se interpreta en español): {Cuando se le anuncia a uno de ellos [el nacimiento de] una niña, se refleja en su rostro la aflicción y la angustia.

Por lo que se ha anunciado se esconde de la gente avergonzado y duda si la dejará vivir a pesar de su deshonra o la enterrará viva ¡Qué pésimo lo que hacían!}
[Corán 16:58-59]

Así pues, si él hubiese querido satisfacer su lujuria como alegan, hubiese tenido la cantidad de mujeres jóvenes y vírgenes que hubiese querido, pues Al-lah no Había establecido ningún límite al respecto antes de la última revelación a Muhammad, sallallahu ‘alayhi wa sallam. Durante su vida de soltero y su vida de casado con Jadiyah, que Al-lah Esté complacido con ella, el Profeta Muhammad, sallallahu ‘alayhi wa sallam
(la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) , nunca fue conocido por ser susceptible a los placeres sexuales, en una época en que las mujeres no usaban velo y se exhibían públicamente.

De hecho, el Profeta Muhammad, sallallahu ‘alayhi wa sallam
(la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) , tuvo una juventud impecable en los desiertos de Arabia, viviendo días laboriosos o absorto en la meditación y la contemplación. Se mantuvo alejado de todo lo que los árabes acostumbraban hacer durante sus bacanales fiestas, como embriagarse, ser prepotentes, jugar juegos de azar, entablar duelos, etc. Al-lah siempre Protegió al Profeta Muhammad, sallallahu ‘alayhi wa sallam (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) , de estos actos malignos, pues él estaba siempre bajo la guía divina.

Ninguno de sus más feroces enemigos se atrevió a acusarlo de ninguna inmoralidad o indecencia en sus tiempos de mayor vigor y juventud. Era conocido como As-Siddiq, Al Amin (el veraz y el honesto). En la Meca invitaba a la gente al ascetismo y la sobriedad, al monoteísmo y la abstinencia de los placeres de la vida. Esta actitud es de enorme significado, pues demuestra que no es racional pensar que Muhammad, sallallahu ‘alayhi wa sallam
(la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) , que pasó la barrera de los cincuenta años y pasó toda su juventud alejado de los goces y placeres mundanales, sufriera un cambio de personalidad tan drástico que le haga actuar por lujuria o morbosidad.

Es más, el Profeta Muhammad, sallallahu ‘alayhi wa sallam
(la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) , pasó los primeros veinticinco años de su vida sin disfrutar de los placeres sexuales y los segundos veinticinco años de su vida junto a su esposa Jadiyah, que Al-lah Esté complacido con ella, en estricta monogamia.

Fue recién tres años después de haber enviudado de Jadiyah, que Al-lah Esté complacido con ella, que el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam
(la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él) , se casó con varias mujeres que eran viudas o divorciadas y sin recursos (excepto ‘A’ishah, que Al-lah Esté complacido con ella, que fue la única virgen) para fines nobles de bien y principalmente para mayor y mejor difusión del Islam.

http://www.islamweb.net