SJ Financial - шаблон joomla Joomla

 عربي - English - Deutsch - Française - Português - - Italiano - русский

Chat en vivo

Si desea hacer cualquier pregunta sobre el Islam!

Cómo convertirse al Islam?

Conozca los pasos para entrar!


Los musulmanes creen en la existencia de los ángeles. En el Islam hay seis pilares de la fe: creer en Dios, el Uno y el Único, el Creador y Sustentador de todo cuanto existe; creer en la existencia de Sus ángeles, en Sus libros, en Sus Mensajeros, en el Día del Juicio y en la predestinación divina.

Los ángeles son parte del mundo invisible, pero los musulmanes creen en su existencia con certeza debido a que Dios y Su Mensajero, Muhammad (la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él), nos han proporcionado información sobre ellos. Los ángeles fueron creados por Dios para adorarlo y obedecerlo.

“Los ángeles no desobedecen a Allah en lo que les ordena, sino que ejecutan cabalmente Sus órdenes”. (Corán 66:6)

Dios creó a los ángeles a partir de la luz. El Profeta Muhammad, (que la paz y las bendiciones de Dios sean con él), dijo: “Los ángeles fueron creados de luz”[1]. No tenemos conocimiento de cuándo fueron creados, sin embargo, sabemos que fue antes de la creación de la humanidad. El Corán explica que Dios les habló a los ángeles sobre Su intención de crear a un representante en la Tierra (2:30).

Los musulmanes saben que los ángeles son creaciones hermosas. En Corán 53:6 Dios describe a los ángeles como dhu mirrah, este es un término árabe que renombrados eruditos islámicos[2]  definen como “alto y de apariencia hermosa”. Corán (12:31) también describe al Profeta José como tan hermoso como un ángel noble.

Los ángeles tienen alas y pueden ser muy grandes. No hay nada en el Corán ni en las tradiciones del Profeta Muhammad que indique que los ángeles son bebés alados o que tengan algún tipo de género[3]. Sabemos, sin embargo, que los ángeles son alados y algunos son extremadamente grandes. De las tradiciones del Profeta Muhammad sabemos que el ángel Gabriel es tan grande que llena “el espacio entre el cielo y la tierra”[4]  y que tiene 600 alas[5].

“...Dispuso que los Ángeles fuesen Sus enviados [para transmitir Sus órdenes a los hombres], algunos dotados de dos alas, otros con tres o cuatro...”. (Corán 35:1)

También hay diferencias en el estatus de los ángeles. Aquellos ángeles que estuvieron presentes en la primera batalla, la Batalla de Badr, son conocidos por ser lo “mejor” de los ángeles.

“El ángel Gabriel se presentó ante el Profeta y preguntó: ‘¿Cómo calificas a las personas de entre ustedes que estuvieron presentes en Badr?’ Muhammad, la paz y las bendiciones de Dios sean con él, respondió: ‘Ellos son lo mejor de los musulmanes’, o algo similar. Gabriel dijo entonces: ‘Lo mismo sucede con los ángeles que estuvieron presentes en Badr’”[6].

Los musulmanes creen que los ángeles no tienen necesidad de comer o beber. Su sustento es glorificar a Dios y repetir las palabras “no hay otra divinidad sino Dios”. (Corán 21:20)

“. . . sabed que los [Ángeles] que están próximos a su Señor Lo glorifican por la noche y el día, y no se cansan de ello”.
(Corán 41:38)

La historia del Profeta Abraham en el Corán también indica que los ángeles no necesitan comer. Cuando los ángeles, tomando forma de hombres, visitaron al Profeta Abraham para darle la buena noticia del nacimiento de un hijo, él les ofreció un becerro en su honor. Ellos se negaron a comer y él tuvo miedo, fue entonces que revelaron que eran ángeles. (Corán 51:26-28)

Hay muchos ángeles, pero sólo Dios conoce su número exacto. Durante su ascenso al cielo, el Profeta Muhammad visitó una Casa de Adoración conocida como “la casa muy frecuentada”, o en árabe Al Bait Al Ma’mur, el equivalente celestial de la Ka’aba[7].

Entonces fui llevado a la “Casa Muy Frecuentada”: cada día, 70.000 ángeles la visitan y se van, y nunca regresan; y otro (grupo) viene después de ellos”[8].

El Profeta Muhammad también nos informó que en el Día del Juicio, el Infierno será traído y mostrado a la gente. Dijo: “El Infierno será traído ese día con 70.000 cuerdas, cada una de las cuales será jalada por 70.000 ángeles”[9].

Los ángeles tienen grandes poderes. Tienen la habilidad de tomar diferentes formas. Se aparecieron ante el Profeta Abraham y ante el Profeta Lot como hombres, (Corán 19:17) y el ángel Gabriel se presentó ante el Profeta Muhammad como un hombre, con ropas muy blancas y cabellos muy negros[10].

Los ángeles son fuertes. Cuatro ángeles llevan el trono de Dios, y en el Día del Juicio su número se incrementará a ocho. Entre las tradiciones del Profeta Muhammad hay una narración que describe a uno de los ángeles llevando el trono de Dios. “La distancia entre los lóbulos de sus orejas y sus hombros equivale a un viaje de 700 años”[11].

Los ángeles cumplen diversas funciones y responsabilidades. Algunos son responsables por cuestiones del universo. Otros son responsables de los mares o de las montañas o del viento. Una vez, después de visitar la ciudad de Ta’if, un pueblo  cerca de La Meca, el Profeta Muhammad fue apedreado. El ángel Gabriel y el ángel de las montañas lo visitaron entonces.

El ángel de las montañas se ofreció destruir a ese pueblo intratable enterrándolo bajo los escombros de dos montañas cercanas. El Profeta Muhammad rechazó la oferta, pues creía que si tenían la oportunidad de sentar cabeza y analizar el Islam, lo aceptarían por amor a Dios[12].

Los ángeles cumplen las órdenes de Dios sin vacilar o dudar. Cada ángel tiene un deber o función. Algunos ángeles protegen y acompañan a los seres humanos, otros son Mensajeros. En la segunda parte, veremos estas tareas y aprenderemos los nombres de algunos de los ángeles que las realizan.



Footnotes:

[1] Sahih Muslim.

[2] Ibn Abbas y Qatadah.

[3] El uso del término él es por facilidad gramatical, y de ningún modo indica que los ángeles sean varones.

[4] Sahih Muslim.

[5] El Musnad del Imam Ahmad.

[6] Sahih Al-Bujari.

[7] El edificio en forma de cubo, en el centro de la Mezquita Sagrada, en la ciudad de La Meca, en Arabia Saudí.

[8] Sahih Al-Bujari.

[9] Sahih Muslim.

[10] Ibíd.

[11] Sunan Abu Dawud.

[12] Sahih Al-Bujari, Sahih Muslim.


http://www.islamreligion.com